03 mayo 2011

La macrodepuradora se atasca...


El proyecto de macrodepuradora en Lamiako está parado temporalmente. No porque con su construcción se vaya a destruir un importante humedal, un área fundamental para el paso y descanso en el periplo migratorio de cientos de aves. Ni tampoco está parado porque estén pensando nuevas alternativas de ubicación, algo que la Ley obliga pero que hasta el momento han obviado porque no les interesaba. Sólo está parado porque no hay dinero. En 2009 ya se preveía un gasto de 116 millones de euros. Si ahora se retomara el proyecto, seguro que serían más. La crisis económica ha frenado muchos proyectos que como éste, se planificaron en un momento de despilfarro económico.

Es el momento de que vuelva el sentido común, de buscar alternativas, tanto de ubicación (en los 11 municipios que van a traer sus aguas fecales a Leioa, ¿no hay algún terreno libre?) como de tecnología (apostar por la separación de las aguas de lluvia y fecales reduciría el volumen total de aguas a depurar y por tanto del tamaño de la depuradora a construir). Es el momento de replantear el proyecto, de hacerlo más proporcionado a las necesidades reales, de hacerlo más sostenible, de hacerlo lo menos perjudicial para el lugar donde se emplace y de evitar destruir el único humedal que queda de lo que fue el rico estuario del bajo Nervión.

Regeneración de la ría
De la información aparecida el pasado domingo en el periódico El Correo, nos gustaría matizar algo que se dice en la última línea. La periodista recoge una declaración de un portavoz municipal, sin citar el nombre, quien explica que la razón por la que se detiene el proyecto es porque la actual (legislatura) "no considera apropiado gastarse 100 millones en culminar la regeneración de una ría". Nosotros creemos que si la regeneración de la ría fuese el objetivo a cumplir, no se pondría en peligro la propia regeneración. Porque basar todo el sistema de saneamiento de la ría en dos únicas depuradoras, colocadas una enfrente de la otra, y sobre el mismo cauce del Nervión, supone un riesgo de primer nivel. Un accidente en cualquiera de las dos colapsaría a la otra, que sería incapaz de asumir las aguas fecales de las dos, lo que llevaría irremediablemente al volcado de las aguas sin depurar a la Ría, con lo que acabaríamos de un plumazo con toda la regeneración ambiental. No lo decimos nosotros. Lo dice el catedrático de Hidrogeología Ambiental y profesor de la UPV/EHU, Iñaki Antigüedad, que de esto sabe un rato.

La Plataforma Ciudadana contra la macrodepuradora de Lamiako no está en contra de la depuración de las aguas, pero sí está en contra de este proyecto tal como está planteado. Estamos en contra de este macroproyecto porque no se ajusta a las necesidades reales y porque encima, supone la destrucción de un importante humedal al ocupar con su construcción cuatro quintas partes de la superficie total del humedal.

Depuradoras sí, pero no así.